Microsoft y la finlandesa Nokia han anunciado que el gigante de Redmon compra toda la división de Nokia móviles, el alma de Nokia que un día la llevó a ser líder mundial.

En este acuerdo más de 32.000 trabajadores de Nokia pasarán automáticamente a la plantilla de Microsoft para seguir trabajando en los actuales smartphones como la serie Lumia.

Microsoft y Nokia eran socios desde hace algún tiempo para instalar el sistema operativo Windows Phone 8 en varios de sus smartphones, sin embargo ahora la compañía americana tiene control total.

Microsoft busca un hueco en el mercado de dispositivos móviles donde Android es líder con una cuota del 80% mundial y Apple con iOS responde por el resto.

Windows Phone 8 en Europa este trimestre ha subido ligeramente y con esta operación valorada en 5.500 millones de euros, Microsoft podría conseguir más cuota de usuarios.

Nokia y Microsoft siempre han soñado a lo grande. Hemos soñado con poner un ordenador en cada escritorio y un teléfono móvil en cada bolsillo y hemos recorrido un largo camino para hacer realidad esos sueños. Hoy es un momento de reinvención.
Sostiene ambos CEO, Elop y Ballmer en la nota de prensa publicada en el blog corporativo de la compañía.