2K Games ha anunciado por fin la fecha de lanzamiento de Bioshock Infinite. La tercera entrega de la franquicia, que lleva vendidas más de 9 millones de unidades en todo el mundo, verá la luz el próximo 19 de octubre.

Esta tercera parte sustituirá los famosos plásmidos y tónicos por los vigores y nostrums, respectivamente. Además, implementará un sistema de evolución del protagonista, en el que será importante elegir con cabeza qué habilidades queremos adquirir, y un nuevo modo de juego, llamado 1999, que transformará el juego en una experiencia mucho más difícil, entre otras cosas por la elección de una única especialización para el personaje y la escasez de recursos, que obligará al jugador a gestionarlos lo mejor posible.

Bioshock Infinite es uno de los juegos más esperados del año, de esos que aspiran muy alto. Hablando de alturas, para los que no sepan de qué trata este nuevo juego, deciros que dejará de lado la ciudad submarina de Rapture para subir a los cielos de la ciudad flotante Columbia.

En una América ficticia de 1912, cogeremos el papel del ex agente del servicio secreto Pinkerton, Booker DeWitt, el cual tendrá la misión de rescatar a la joven Elizabeth, personaje manejado por la IA que a posteriori se unirá a ti y te ayudará a eliminar enemigos y superar situaciones complicadas gracias a sus habilidades especiales.