Manolo Reyes, popularmente conocido como el Pozí, murió el pasado sábado en una residencia de ancianos de Cádiz. Tras saltar a la fama la pasada década por su participación en el programa 'Crónicas Marcianas' y gracias a sus graciosas respuestas: "pozí" , "Amparo", "Tas fumao un porro", además de sus singulares gestos. Pozí se convirtió en uno de los personajes 'frikis' más conocidos de la televisión de la década pasada.

Pozí, natural de Barbate, pasó sus últimos años en la indigencia y terminó en una residencia de Vejer de la Frontera, lejos del clamor popular que vivió durante años gracias a Jarvier Sardá, Javier Cárdenas o Jesús Quintero en 'Ratones Coloraos'.

Pozí fue enterrado el domingo en el anonimato, y hace tiempo que ya había muerto el personaje, pero su legado se mantiene vivo a través de numerosos vídeos, como los que se pueden encontrar en YouTube.