es una herramienta genial para explorar calles y ciudades, pero su sistema resulta más intrusivo que las imágenes aéreas y no a todo el mundo le gusta que aparezca una imagen de su propiedad en Internet. En abril del 2009 el gobierno alemán forzó a Google a dar la opción a la gente de difuminar las imágenes de sus casas en Google Street View, y desde entonces se han producido un total de 244.237 solicitudes de particulares para difuminar u oscurecer las imágenes de sus propiedades presentes en Google Street View.


Esta cantidad supone el 2,9% de los 8,5 millones de personas propietarias de casas que han sido grabadas y mostradas en Google Street View. Resulta patente que, de momento, la proporción es muy pequeña.


Y a tí, ¿qué te parece el Google Street View?