Todo depende de quién lo cuente:

Las dos mujeres:
- ¿Cómo te fue ayer?
- ¡¡Una catástrofe! mi marido llegó a casa del trabajo, cenó en tres minutos, después tuvimos relaciones matrimoniales en cuatro minutos y a los dos minutos, ya estaba dormido! Y tu día, ¿cómo fue?
- ¡¡Ha sido fantástico! Mi marido llegó a casa y me llevó a cenar, luego caminamos bajo las estrellas durante una hora hasta que llegamos a casa. Después de una hora de juego amoroso a la luz de las velas, tuvimos relaciones matrimoniales durante una hora y hablamos luego más de una hora!

Los dos maridos correspondientes opinan:
- ¿Qué tal ayer?
- ¡¡Cojonudo! Llegué a casa y la cena estaba en la mesa, cenamos, echamos un polvo y me dormí como una piedra! ¿Y tú?
- ¡¡Un desastre!! Llegué a casa cansadísimo, no había luz, tuve que llevar a mi mujer a cenar a un restaurante, la comida era una basura y carísima, tan cara que no tuve dinero para pagar el taxi de regreso. Fuimos andando hasta casa, cuando llegamos, todavía no había electricidad, y encendimos las velas! Estaba tan estresado que necesité una hora para empinarme y otra para terminar. Con todo eso me desvelé y tuve que soportar a mi mujer hablando durante otra hora…