Nokia, el principal fabricante de telefónos móviles se prepara para hacer frente a la campaña de Navidad, que aglutina la mayor parte de las ventas del año.

Alberto Matron, director general de la compañía para España, cree que el N-8, sobre plataforma Symbian 3, será el producto estrella del año en los terminales de alta gama.


Se trata de un terminal sin teclado físico, que viene acompañado de una cámara de 12 megapixeles, con óptica Carl Zeiis, con gran angular, que puede estar grabando vídeo de alta calidad durante más de 3 horas.

Otras novedades serán los modelos C3-01 y X3-02, en torno a 170 euros, con un singular sistema «touch & type», que combina lo mejor del mundo táctil y el teclado.